Reino Unido ignora la protesta española sobre el ministro de Exteriores europeo

España acogió ayer con satisfacción el esbozo de tratado entregado por la presidencia alemana en Bruselas el martes por la noche a los representantes de los 27 en las negociaciones preparatorias del Consejo Europeo que comienza esta tarde. El esquema impulsado por la canciller Angela Merkel, que en rigor es el proyecto de mandato para elaborar el texto sustitutivo de la Constitución sometido a la discusión de los líderes, recoge, según fuentes diplomáticas, "el noventa y mucho por ciento" del Tratado aprobado en 2004. El Gobierno británico considera preferible "que no haya acuerdo a un mal acuerdo"

Las mismas fuentes constataron una mejora del ambiente general y creen que se puede ver la situación con un cierto optimismo. "La reunión que los ministros de Exteriores celebraron el domingo por la noche fue un desastre. Fue un error convocarla. Es allí donde la jefa de la diplomacia británica, Margaret Beckett, trató de echar por tierra el Ministerio comunitario de Exteriores. Pero el martes, cuando se encontraron los sherpas (los interlocutores de la presidencia alemana designados por los Gobiernos) todo resultó razonable", comenta un diplomático.

El caso es que la amenaza del Gobierno español de oponerse a que se cree la presidencia estable de la Unión si el Reino Unido persiste en rebajar aún más las ambiciones del nuevo tratado, han pasado absolutamente inadvertidas en Londres. Ningún miembro del Gobierno se ha pronunciado sobre ellas y Tony Blair ni siquiera se refirió a la cumbre europea de hoy y mañana en Bruselas durante su habitual comparecencia parlamentaria de los miércoles.

Leer el resto del artículo: El País

Otros medios que tratan el mismo tema:
El Mundo:

EuroNews:

Hoy digital:

Share This
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.
Privacidad
Ir al contenido