Los dos jóvenes cooperantes extremeños que participan en la localidad de Cochabamba (Bolivia) en el programa ‘Derechos humanos para todos y todas’, promovido por el Instituto de la Juventud y en el que participa Fundación Ciudadanía, imparten talleres formativos en los que enseñan a los escolares sus derechos fundamentales.

Los talleres, que ya han pasado por el Colegio Marista y la Escuela Ricardo Mariano Terrazas de Cochabamba, recorrerán esta semana también el Instituto Americano, en la unidad educativa La Paz; el Colegio René Barrientos, de Pacata; y la Escuela Cobija.

Los jóvenes cooperantes muestran y acompañan los talleres con la exposición adaptada a la fácil lectura ‘Una declaración para tod@s’, al tiempo que imparten talleres formativos para usuarios y expertos de la Declaración Universal con diferentes grupos de líderes. Dentro de su
programa de actividades también dinamizan y apoyan la distribución del libro sobre la Declaración Universal de los Derechos Humanos, en edición de fácil lectura, del que han sido editados unos 3.500 ejemplares en Cochabamba.

Marcela Palma y Alfonso Pérez han acudido hasta el país latinoamericano a través del programa ‘Jóvenes Cooperantes Extremeños’ del Instituto de la Juventud de Extremadura, para trabajar en proyectos de Cooperación sobre género y derechos humanos gestionados por la Fundación Ciudadanía. En Bolivia trabajan en colaboración con la Oficina Jurídica para la
Mujer de Cochabamba.

Cabe recordar también que el proyecto ‘Promoción de los Derechos humanos para todos y todas’ cuenta con el apoyo de la Agencia Española de Cooperación al Desarrollo (AECID) y busca capacitar a docentes, sanitarios, fuerzas y cuerpos de seguridad y escolares, entre otros
colectivos, sobre temas relacionados con los derechos humanos. En dicho proyecto participan Panamá, Uruguay, Bolivia y España, a través de Fundación Ciudadanía.

IMPRESIÓN DE LOS ESCOLARES

Los estudiantes de secundaria de Cochabamba que asistieron el martes, 15 de junio, a los talleres destacaron el artículo 5 de la Declaración Universal de Derechos Humanos: “Nadie puede torturar o maltratar a otra persona”, un artículo con el que “algunos adolescentes recordaron la mala experiencia de haber sido detenidos sin motivo, golpeados y conducidos a la comisaría”, según recoge el periódico boliviano ‘La Opinión’.

Asimismo, a los escolares les llamó la atención “que se burlen de sus ideas religiosas”, en correspondencia al 18, que reconoce el derecho a la libertad de conciencia y de religión.

Share This
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.
Privacidad
Ir al contenido