Margot WallstromLa vicepresidenta de la Comisión Europea y responsable de políticas de comunicación, Margot Wallstrom, realizó unas declaraciones sobre la necesidad de tener un plan B para lograr rescatar a la Constitución de la incertidumbre que la rodea.
La comisaria comenzó su intervención haciendo cinco comentarios generales:

La reforma institucional es necesaria. Las cuestiones y los problemas dirigidos por el Tratado Constitucional no se han acabado. Tenemos que revisar nuestros procedimientos de toma de decisiones para hacerlos más democráticos, más transparentes y más eficientes.

Es necesario apoyar a todos los que creen que el proyecto europeo es una tarea fascinante: lograr un nuevo lanzamiento del proyecto europeo; adoptar ideas frescas y nuevas, y conseguir alcanzar el consenso.
   
Después del acceso de Bulgaria y Rumania, será cada vez más difícil sostener que la Unión puede seguir ampliándose sin haber conseguido un establecimiento institucional.
   
Desde el último Consejo europeo, hay un consenso que surge de la necesidad de seguir con el proceso de reforma. Me alegro de que el Consejo Europeo de junio haya establecido un calendario preciso y haya dado un mandato claro, en particular a la Presidencia entrante. Estoy convencida de que todas las Instituciones tienen que contribuir a este proceso. Sé que el Parlamento deseará seguramente hacerlo. Y deseo asegurarle que la Comisión también desempeñará su papel en este proceso.
   
La Unión no puede permitirse un segundo fracaso. Por lo tanto, nosotros tenemos que dedicar nuestros esfuerzos y usar nuestras energías y lograr que este proceso funcione. También tenemos que demostrar que hemos escuchado. Por último tenemos que conseguir resultados concretos en un futuro no muy distante, posiblemente alrededor de las elecciones europeas de 2009.

 Problemas

 La comisaria resaltó que actualmente afrontamos una situación difícil. A pesar del número alto de ratificaciones que se han conseguido, el Tratado Constitucional no puede entrar en vigor en la situación actual.
 
Además, se sabe que tanto  franceses y holandeses han aclarado que no quieren votar el mismo texto constitucional. A este respecto, creo que los futuros Gobiernos y los líderes de los Países Bajos y Francia tendrán que explicar como ven ellos el camino avanzado, y sobre la base de la interpretación del "No" de sus ciudadanos.

 El futuro

La comisaria mantuvo una postura convencida de la necesidad de tener una perspectiva más amplia. La Comisaria añadió "¿Cómo podríamos olvidar que quince Estados Miembros lo han ratificado ya? Probablemente no les gustaría votar el nuevo texto. Este es un desafío político".
 
A estas reflexiones la comisaria cree que, entre las distintas opciones que son teóricamente factibles, el punto de salida debería ser sólo uno:

 Mantener el corazón del Tratado Constitucional, no modificar  cuestiones sensibles y delicadas como el Ministro de asuntos exteriores, las nuevas reglas en votación por  mayoría, el presidente de la Unión, aumentar el número de procedimientos que se deben tomar por co-decisión, , la iniciativa ciudadana, y otros muchos. Este también debería cubrir la Carta de derechos Fundamentales, que seguirán , cuando sea el caso , en la Constitución, para que pueda tener la fuerza legal obligatoria.

Share This
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.
Privacidad
Ir al contenido