Igualdad de géneroBruselas considera que si no se toman medidas no se logrará la igualdad a corto plazo.

Desde principios de año, cuatro países de la Unión Europea -Francia, Holanda, Italia y Bélgica- han aprobado leyes que imponen una cuota mínima de mujeres en los órganos de decisión de sus empresas. Gracias a este tipo de medidas, con las que no todo el mundo está de acuerdo, las mujeres adquieren protagonismo en los consejos de administración de las empresas europeas. En la actualidad, las mujeres ocupan, de media, el 12% de los puestos de los consejos de administración en el sector privado, un porcentaje irrisorio si se tiene en cuenta que, desde hace años, las mujeres suponen el 60% de los graduados universitarios.

Por todo ello, la Comisión Europea ha pedido a las empresas europeas que incorporen mujeres en los puestos directivos o tomarán medidas correctivas. Esta medida reforzará otras ya vigentes en Francia, España, Portugal, Bélgica y Luxemburgo, que ya han regulado por ley la paridad política en las listas electorales: 60%-40%.

Algunos ejemplos que funcionan
En Francia la ley de cuotas todavía no ha entrado en vigor al cien por cien, sin embargo, las empresas ya tienen un margen de tres a seis años para adaptarse a la nueva situación y cada vez son más mujeres las que ocupan puestos directivos. En Bélgica, Italia y Holanda las mujeres tienen que empezar a «ocupar un tercio de los sillones» de los órganos de gobierno en las grandes empresas. En Francia, este porcentaje será de un 20% en tres años, y de un 40% en seis. En Noruega la ley dicta desde hace años que los órganos de dirección de las empresas deben emplear a un mínimo de un 40% de mujeres.

Ejemplos que no siguen la ley de cuotas
Alemania, donde la ley marca que por cada nombramiento para un puesto de dirección debe haber al menos una candidatura (o proposición) femenina, debatió sobre la entrada o no envigor de la ley de cuotas durante meses, sin embargo, la canciller Angela Merkel se opuso finalmente, a pesar de que en ese país la presencia femenina en la alta dirección es solo del 13%.

Pero no todo es blanco o negro, también existen fórmulas intermedias. Austria, por ejemplo, en marzo de este año aprobó una ley para implantar una cuota mínima en todas las compañías públicas o con participación del Estado de al menos el 50%. Esas compañías tienen hasta 2013 para incrementar hasta el 25% la presencia femenina, que tendrá que ser de un 35% en 2018.

En otros países, el debate de las cuotas ni siquiera está sobre la mesa. Portugal, Eslovenia o Luxemburgo, a pesar de su desequilibrio de género, no tienen ningún plan. Ni siquiera de autorregulación, un sistema que ha funcionado bien en lugares como por ejemplo Finlandia o Suecia, en los que las mujeres representan el 26% de los puestos de toma de decisión, por lo que no se plantean regular con cuotas.

La UE se pone las pilas

La vicepresidenta de la Comisión y titular de Justicia, Viviane Reding, pidió el pasado mes de marzo a las empresas europeas que se comprometieran por escrito a cumplir ciertos compromisos: emplear, como mínimo, a un 30% de mujeres en sus órganos de dirección de aquí a 2015. Una cifra que deberá convertirse en el 40% antes de 2020.

La Comisión cuenta con el respaldo del Parlamento, que en julio -en línea con dos recomendaciones anteriores- exigió medidas concretas para imponer el sistema de cuotas si el año que viene no ha mejorado la situación.

Además, este mes de septiembre, Reding pedirá a los ministros encargados de estos asuntos -en España la de Igualdad- que promuevan la firma del compromiso de autorregulación. También, aconsejará a las compañías cómo cumplir con los objetivos marcados sin perjudicar a los miembros masculinos de los órganos directivos, como por ejemplo, sustituyendo a cada uno de los que se jubile por una mujer -fórmula recogida en la legislación belga-.

Noticia proporcionada por el servicio de información Europe Direct Fundación Luis Vives.

Fuente:

Share This
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.
Privacidad
Ir al contenido