Tarjeta Sanitaria Europea¡Han llegado las vacaciones! Seguramente ha pensado en todo: el medio de transporte, las maletas, pedir a un vecino que riegue las plantas… pero, ¿ha recordado llevar su tarjeta sanitaria europea?
La libertad de circulación de los ciudadanos comunitarios, que les permite viajar sin restricciones por los 27 Estados miembros de la Unión Europea, es uno de los mayores logros de la integración comunitaria. Pero para que esta libertad sea efectiva, los gastos sanitarios realizados en el exterior deben ser reembolsados. Con este objetivo, la Unión Europea adoptó en 2003 una legislación para emitir una Tarjeta Sanitaria Europea (TSE) única, que reemplaza los diversos formularios anteriormente utilizados (en especial el conocido E-111).
 
Desde el primer momento, el Parlamento Europeo se mostró partidario de introducir la tarjeta lo antes posible, por lo que sólo introdujo un reducido número de enmiendas a la propuesta, para pedir a los Estados miembros que proporcione a los interesados información completa sobre sus derechos y obligaciones. Gracias a ello, la TSE vio la luz con rapidez: emitida en varios países desde el 1 de junio de 2004, es reconocida en todos los Estados miembros de la Unión, y en Islandia, Liechtenstein, Noruega y Suiza, desde el 1 de enero de 2006.
 
La TSE: información práctica
 
La TSE facilita el acceso a un tratamiento médico que se necesite durante una estancia temporal en otro Estado miembro. Los cuidados médicos se proporcionan según las reglas del país anfitrión, y los costes son reembolsados según los baremos tarifarios que se apliquen en ese país.
 
Hay que tener en cuenta que la TSE cubre sólo los cuidados sanitarios considerados necesarios durante la estancia en otro Estado miembro. Así, la tarjeta no se emite con el objetivo de buscar explícitamente un tratamiento médico en otro país comunitario. Además, la TSE sólo podrá utilizarse en aquellos centros médicos cubiertos por el plan de seguro de salud establecido por ley en el Estado anfitrión.
 
¿Cómo solicitarla?
 
Todo ciudadano que esté cubierto por la seguridad social reglamentaria de cualquiera de los países comunitarios tiene derecho a la TSE. Cada Estado miembro es responsable de emitir y distribuir la TSE en su territorio; por ello, para solicitarla es necesario contactar con las autoridades sanitarias nacionales.
No olvide solicitar su TSE antes de viajar a otro país de la Unión Europea, ¡pero evite tener que utilizarla y disfrute de sus vacaciones!
 
Share This
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.
Privacidad
Ir al contenido