El eurodiputado socialista, Alejandro Cercas, calificó hoy como una «gran victoria del Parlamento Europeo y de la Europa Social» la aprobación de las 22 enmiendas presentadas por el gruposocialistas a la Directiva de Tiempo de Trabajo pretendida por el Consejo de la UE.

«Hemos logrado frenar las pretensiones más salvajes, porque nos jugamos los derechos sociales colectivos que tanto costó ganar a principios del siglo XX y que constituyen la base de nuestro derecho laboral», declaró el eurodiputado socialista en alusión a la cláusula ‘opt-out’, que daría vía libre a la renuncia a la jornada de 48 horas semanales para alargarla hasta las 65 horas.

Del mismo modo, Cercas considera que con este resultado se ha demostrado que los diputados «no están al servicio de los gobiernos nacionales», sino que su labor es «representar a nuestros electores», y se congratuló de que se haya escuchado a los trabajadores «cuya seguridad y salud laboral estaba en riesgo».

«Las jornadas laborales y el derecho social se han convertido en un tema clave en la campaña electoral para los comicios europeos de junio, y también en una oportunidad para demostrar que Europa sí escucha a sus ciudadanos», subrayó Cercas.

El Parlamento Europeo bloqueó hoy la norma que permite ampliar la jornada laboral máxima a 65 horas semanales, que fue aprobada por los ministros de Trabajo de los 27 el pasado mes de junio con el voto en contra de España. Los eurodiputados aprobaron por mayoría absoluta una serie de enmiendas que exigen que en un plazo máximo de 3 años se supriman todas las excepciones (‘opt out’) a la jornada laboral de 48 horas semanales.

La Eurocámara exigió además que se considere tiempo de trabajo la totalidad del tiempo de guardia, incluido el periodo inactivo. Esto cuestiona también el acuerdo alcanzado por los Veintisiete, según el cual el periodo inactivo de la guardia (por ejemplo, cuando un médico duerme en un hospital) no debe considerarse como tiempo de trabajo a menos que la legislación nacional, un convenio colectivo o un acuerdo entre interlocutores sociales disponga lo contrario.

Las enmiendas fundamentales recibieron un respaldo muy superior a la mayoría absoluta de 393 votos que era necesarios para que salieran adelante. La mayoría obtuvieron más de 500 votos. Ello significa que, además de socialistas y grupos de izquierda, fueron apoyadas por muchos eurodiputados del Partido Popular Europeo, incluidos los españoles.

El voto de la Eurocámara abre ahora un nuevo periodo de negociación de 90 días (denominado ‘conciliación’) entre el Parlamento y el Consejo al cabo del cual, si no hay acuerdo, decae el texto.

 

Fuente: Europa Press y Despacho de Alejandro Cercas

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.
Privacidad
Ir al contenido