El traductor lo intentó una y otra vez. De forma individual, por grupos, todos juntos. Para los alemanes es demasiado difícil pronunciar ‘Almendralejo’, y para los extremeños mucho más decir ‘Neckartailfingen’. Esto quedó patente ayer, lunes día 6 de agosto, en la recepción oficial que el Ayuntamiento hizo a los representantes de esta ciudad, de alrededor de 5.000 habitantes, y que se sitúa a unos 24 kilómetros al sur de Stuttgart. Un pueblo con el que se está en proceso de hermanamiento desde hace años y con quien se mantienen unas relaciones muy estrechas. No en vano se han sucedido las visitas por una y otra parte. Hoy concluyen su estancia de tres días en la ciudad, donde han podido conocer el Teatro Carolina Coronado, los jardines de Santa Clara, instalaciones deportivas, etc. Han estado también en Alange y han degustado comida típica de la tierra. «Esta es la segunda vez que venimos y nos hemos quedado impresionados de lo mucho que se construye en Almendralejo», dijo el portavoz alemán.

Como regalo, el domingo por la noche, recién llegados, se inauguró una calle que lleva el nombre de su ciudad, y que se sitúa próxima al polideportivo municipal. Entre gol y gol de la final de las 36 horas, se destapó el rótulo. A su vez, los alemanes hicieron entrega de una señal que indica el número de kilómetros, más de 2.000, que separan a los dos municipios. El alcalde de Neckartailfingen, Jens Timm, aseguró que es un «honor muy distinguido» tener una vía en la ciudad y manifestó que «la Unión Europea no tiene sentido si entre los pueblos no se hace lo que estamos viviendo aquí».

Además, el alcalde y cada uno de los concejales fueron obsequiados en la recepción con un pequeño coche de la firma Mercedes. Timm firmó en el libro de honor de la ciudad, y tras un intercambio de agradecimientos y deseos en los que se calificó esta visita como un símbolo que «refuerza los lazos de unión» -sin duda con el traductor como intermediario-, un coro alemán hizo las delicias de los allí presentes con unas canciones típicas.

Escuela de Idiomas

El alcalde, José María Ramírez, anunció que solicitará a la Junta de Extremadura la implantación de la lengua alemana en la Escuela Oficial de Idiomas, ya que actualmente tan sólo se imparte inglés, portugués y francés.

Ramírez quiso aclarar que «aunque ahora estamos de fiesta, aquí también se trabaja mucho». Casualmente los de Neckartailfingen han pisado suelo almendralejense en una época en la que hay «fiesta de día, fiesta de noche, al mediodía, ‘antefiesta’ y ‘postfiesta’», bromeó el alcalde refiriéndose a la Feria de Día del Comercio que después visitaron.

La relación entre las ciudades surgió en 1978 a través de las dos agrupaciones folclóricas, Tierra de Barros y Volkztansgrupe, que según relató el presidente de la primera, Pedro Asuar, «fue un flechazo y nos comprometimos para volver a vernos».

Un blog recogerá , en internet, el proceso del hermanamiento y diferentes informaciones sobre los dos municipios  en la dirección  http://almendralejo-neckartailfingen.blogspot.com/

Fuente: Hoy

Share This
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.
Privacidad
Ir al contenido