El trabajo infantil es una realidad. Pero tan dura como esta circunstancia, o más, hay otra que supera cualquier límite: la esclavitud. Unos 400 millones de niños, el grupo más vulnerable y con menos capacidad para defender sus derechos, se enfrentan a situaciones de esclavitud y se ven obligados a trabajar para subsistir, ayudar a sus familias o pagar deudas, entre otros motivos. En el Día contra la Esclavitud Infantil se apela de nuevo a la sensibilización de los ciudadanos y se recuerda que, en un escenario de crisis económica mundial, los más débiles son una vez más quienes se llevan la peor parte.

En el mundo, unos 400 millones de niños viven en situación de esclavitud, según datos de organismos y organizaciones internacionales encargados de velar por los menores. Con motivo del Día contra la Esclavitud Infantil, Misiones Salesianas recuerda que la explotación infantil es todavía hoy una realidad, causa y consecuencia de la pobreza. Por este motivo, aboga por luchar contra la pobreza infantil porque, asegura, «supone luchar por la erradicación de la explotación de los niños».

En Colombia, 10.000 menores trabajan en las minas de esmeralda. En Ecuador, hay 367.000 niños esclavos domésticos o prostituidos. El 38% de los menores en Perú sufren esclavitud en las minas de Suyo. Son algunos de los casos de esclavitud infantil registrados, señala Misiones Salesianas. Esta entidad trabaja en favor de los más pequeños en 131 países de todo el mundo. Para ello, cuenta con centros de educación, casas de acogida, centros de día para niños de la calle o centros juveniles.

En India, la entidad dispone de centros cercanos a los «campos de ladrillos», donde trabajan cientos de niños. En estos centros, los menores «encuentran un espacio seguro y relajado para descansar. Se les ofrece comida, clases de alfabetización y cursos de formación técnica», destaca la organización.

Noticia extraída http://www.consumer.es/web/es/solidaridad/derechos_humanos/2012/04/16/208934.php

Share This
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.
Privacidad
Ir al contenido