El 29 de febrero, la Campaña Mundial por la Educación (CME) presentó el informe inédito ”Gender Discrimination in Education: The violation of rights of women and girls“ (“La Discriminación de Género en la Educación: Violación de los derechos de mujeres y niñas”) ante el Comité sobre la Eliminación de la Discriminación contra las Mujeres (CEDAW). El informe evalúa los desafíos para la igualdad de género en la educación en el mundo, a través de datos, estudios de caso y resultados preliminares de una encuesta mundial que está abierta hasta el mes de mayo, sobre la discriminación de género en las escuelas.

Uno de los mensajes que la Campaña deseó comunicarle al Comité es la necesidad urgente de ponerle atención al tema de la brecha de género que todavía se debe superar para que se cumplan los derechos educativos de todas las niñas y mujeres: a pesar de que en los últimos años se incrementó el número de niñas y adolescentes en la escuela, no se debe creer por ello que se superó la discriminación y que los géneros tienen las mismas oportunidades educativas. Los datos de la Unesco (2011) señalan que el 53% del total de personas en edad escolar que no van a la escuela son del sexo femenino, lo que significa que hay todavía 6 millones de niñas que actualmente no estudian.
 

“El informe de la Campaña Mundial muestra que la discriminación y los estereotipos de género están fuertemente enraizados en los sistemas de educación. Nosotros debemos incidir por sistemas educativos que fomenten ampliamente la igualdad de género al conjunto de la sociedad”, afirma Camilla Croso, presidenta de la CME.

Según el informe, cuando uno observa más en detalle los contextos educativos, se percibe que es un error suponer que niños y niñas, hombres y mujeres tienen las mismas oportunidades. Aunque las tasas de matrícula se incrementaron, las niñas tienen mayor probabilidad de dejar la escuela antes de completar la primaria que los niños.

Más allá del acceso y permanencia en la escuela, la Campaña Mundial por la Educación manifestó gran preocupación por la violencia, abusos y explotación que muchas veces caracterizan la trayectoria educativa de niñas y mujeres. Asimismo, la reproducción de estereotipos de género en los materiales, currículo y en el ambiente escolar fue ampliamente destacada por el documento

Estas y otras formas de discriminación, que aún aparecen tímidamente en las estadísticas, son aspectos que se destacan en los resultados preliminares de la encuesta global promovida por la CME, y que hasta ahora contó con la participación de 509 estudiantes y 250 maestras/os, principalmente de América Latina y Asia [cliquee aquí para participar].

“Aunque los resultados sean preliminares, se percibe que este es un proceso capaz de no solamente informar sobre las discriminaciones de género en la educación, sino que de sensibilizar a las personas y movilizar para transformar realidades. Mientras responden a las preguntas, se reevalúan prácticas y experiencias, lo que demuestra el potencial de esta metodología de escucha”, comenta Camilla Croso.

Los resultados finales de la Consulta, que se finalizará en mayo, se presentarán en el segundo semestre de 2012. A continuación, algunas informaciones importantes sobre la discriminación de género en la educación:

  •  Las niñas se sienten menos libres. Una de cada cinco estudiantes de secundaria que respondieron no se siente feliz por ser mujer; entre los estudiantes de secundaria del sexo masculino, solamente el 3% no se siente feliz por ser hombre. Los motivos indicados por las niñas insatisfechas son restricciones a su libertad, falta de oportunidades en comparación con los niños y fuertes sentimientos inseguridad o asedio.
  •  Los estereotipos son determinantes. En general se espera que las niñas sean mejores en temas como idiomas, historia, arte y música, y que los niños sean mejores en deportes y tecnología. Estudiantes de ambos  géneros que respondieron a la encuesta piensan que los maestros son más inteligentes que las maestras y a ellas las consideran más afectuosas.
  • Maestras son más discriminadas. De acuerdo a las respuestas a la encuesta hasta el momento, la probabilidad de que una maestra sea víctima de discriminación es cuatro veces superior a la de un maestro.
  • Menos niñas acceden a la secundaria. En Bolivia, el 30% de las mujeres adultas no saben leer ni escribir, contra el 5% de los hombres. El 94% de las niñas están matriculadas en la educación primaria, pero únicamente el 69% están en la secundaria. En Pakistán, solamente 4 de cada 10 jóvenes mujeres de 15 años saben leer y escribir, contra el 70% de los hombres.
  • Las familias prefieren pagar por la educación de los niños. Los costos de la educación tienen impacto mayor sobre las niñas. Cuando las familias son obligadas a escoger entre quienes deben ir a la escuela, hijos o hijas, se les escoge a ellos. El dato sugiere que aún predomina la idea de que es más importante educar a los hombres y que las mujeres deben quedarse en casa cuidando a sus hermanos y haciendo tareas domésticas.

Según la UNESCO (2011), la no gratuidad deja a las niñas en desventaja, puesto  que las familias suelen invertir más recursos en los niños. Esto ocurre en países como Bangladesh y Camboya, en donde los incentivos financieros para la educación de niñas resultaron en incremento de las matrículas en la secundaria baja y demanda en la educación primaria.

 

Noticia extraída de http://www.campanaderechoeducacion.org/sam2011/en_tu_pais/campana-mundial-presenta-informe-sobre-discriminacion-de-genero-en-la-educacion-ante-el-cedaw-onu/#more-329

Share This
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.
Privacidad
Ir al contenido