Para incrementar el grado de conciencia sobre el envejecimiento demográfico, se ha designado 2012 como Año Europeo del Envejecimiento Activo y de la Solidaridad Intergeneracional. El objetivo consiste en impulsar las correspondientes medidas e iniciativas en toda Europa y promover las oportunidades de crecimiento económico y creación de empleo resultantes del desarrollo de la denominada «economía plateada».

La proporción de personas mayores está aumentando de forma constante en comparación con la tasa de jóvenes en nuestras sociedades europeas. A partir de 2012 la población en edad de trabajar empezará a menguar, al tiempo que la de mayores de 60 años aumentará rápidamente: cerca de dos millones de personas cada año. Tal evolución demográfica plantea una serie de desafíos, especialmente en el contexto económico actual.

El envejecimiento activo debería permitir a los mayores europeos prolongar su participación en el mercado de trabajo, desempeñar un papel activo en la sociedad durante más tiempo, mantenerse sanos y seguir siendo independientes.

La citada iniciatia invita a los ciudadanos, políticos y organizaciones de la sociedad civil a plantearse el modo de crear mejores condiciones para los mayores y de reforzar la solidaridad intergeneracional. El Año Europeo insta a tomar medidas en ámbitos diversos, como son las políticas en el mercado laboral, la protección social, la educación y la formación, la sanidad y los servicios sociales, la vivienda y las infraestructuras públicas. Aspira a promover tres ámbitos de actuación principales:

Empleo– a medida que crecen la esperanza de vida en toda Europa, la edad de jubilación está aumentando, pero son muchos los que temen que no podrán conservar su empleo actual ni encontrar otro empleo que les permitan jubilarse con una pensión digna. Deben ofrecerse a los trabajadores de mayor edad mejores oportunidades en el mercado laboral mediante la mejora de sus condiciones de trabajo. Además deben adaptarse los lugares de trabajo a sus condiciones de salud y a sus necesidades y permitírseles actualizar sus conocimientos  y recibir incentivos eficaces para trabajar durante más tiempo mediante la revisión de los sistemas fiscales y de prestaciones sociales.

Participación en la sociedad–  jubilarse de un puesto de trabajo no equivale a convertirse en una persona ociosa. La contribución de los mayores a la sociedad en términos de dispensadores de cuidados a otros, sobre todo sus padres, cónyuges o nietos, suele minimizarse habida cuenta de su carácter voluntario. El Año Europeo pretende garantizar un mayor reconocimiento de la contribución de los mayores a la sociedad y crear unas condiciones de mayor apoyo para ellos. Tal iniciativa contribuirá asimismo a reducir y prevenir el aislamiento social entre personas mayores.

Vida independiente – a medida que envejecemos declina nuestra salud, pero se puede hacer mucho para ayudarnos en dicho declinar. Unos pocos cambios en nuestro entorno pueden suponer una gran diferencia para personas que sufren de diversas deficiencias o discapacidades. Envejecimiento activo significa también lograr que sigamos ocupándonos de nosotros mismos el mayor tiempo posible. Los cuidados de medicina preventiva y un entorno más propicio para las personas mayores (edificios, transportes e infraestructuras) deberían permitir a los mayores permanecer lo más independientes que puedan.

A lo largo de todo el Año Europeo 2012 se celebrarán en los Estados miembros cientos de actividades, proyectos y actos. Puede informarse sobre tales iniciativas en este enlace.

Fuente: Consejo de la Unión Europea

Share This
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.
Privacidad
Ir al contenido